Foro de discusión sobre la trilogía de Suzanne Collins Los Juegos del Hambre
 
ÍndiceÍndice  BlogBlog  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  


Bienvenidos al primer foro en español de la saga Los Juegos del Hambre, escrita por Suzanne Collins. En este foro encontrareis todo lo que necesiteis sobre la saga, su escritora y sus personajes, asi como juegos y concursos de todo tipo.
Temas similares


Administradoras: RustyPrincess  y Liquirizia Licorice
Moderadores: Lady Buttercup, Leah, MK Ultra, Poison Noise y Sinsajo.12
Diseño: RustyPrincess
Fecha de Creación: 13 de enero de 2010
MIEMBROS: + 500
URL: www.juegosdelhambre.foroes.org



"Me rindo, preciosa. Limítate a responder las preguntas e intenta que el público no vea lo mucho que lo desprecias."
Haymitch (LJDH)
Photobucket
Photobucket


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com




AFILIADOS


    

Comparte | 
 

 Primer Capitulo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
RustyPrincess
La chica del pan
La chica del pan
avatar

Mensajes : 1117
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Edad : 28
Localización : A ti te lo voy a decir...

MensajeTema: Primer Capitulo   Jue Ene 14, 2010 7:24 am

Bueno, desde el blog de Los Jeugos del Hambre os dejo aqui el primer episodio. El link al pdf es este: http://www.blogjuegosdelhambre.com/wp-content/uploads/PRIMER-CAP%C3%8DTULO-EN-LLAMAS1.pdf

Os lo dejo aqui por si alguien prefiere leerlo en el foro. Comentad!

Citación :
Primera parte
La chispa


Sujeto el termo con ambas manos, aunque el calor del té se perdió hace
un rato en el aire helado. Tengo los músculos tensos de frío. Si
apareciese una jauría de perros salvajes ahora mismo, no tendría
muchas posibilidades de trepar a un árbol antes de que me atacasen.
Tendría que levantarme, moverme y dejar que la sangre volviese a
circularme por las extremidades, pero, en vez de hacerlo, me quedo
sentada, tan inmóvil como la roca que tengo debajo, mientras el alba
empieza a iluminar el bosque. No puedo luchar contra el sol, sólo
puedo observar con impotencia cómo me arrastra a un día que llevo
meses temiendo.
A mediodía estarán todos en mi nueva casa de la Aldea de los
Vencedores: los periodistas, los equipos de televisión, incluso Effie
Trinket, mi antigua acompañante, recién llegados al Distrito 12 desde
el Capitolio. Me pregunto si Effie seguirá llevando aquella ridícula
peluca rosa o si habrá elegido otro color antinatural que lucir en la
Gira de la Victoria. Habrá más gente esperando, varias personas listas
para atender todas mis necesidades en el largo viaje en tren. Un
equipo de preparación que me pondrá guapa para mis apariciones
públicas. Mi estilista y amigo, Cinna, que diseñó los maravillosos
trajes que hicieron que la audiencia se fijase en mí por primera vez
4
en los Juegos del Hambre.
Si estuviese en mis manos, intentaría olvidar los Juegos del
Hambre por completo, no hablaría nunca de ellos, fingiría que [4] no
han sido más que un mal sueño. Sin embargo, la Gira de la Victoria
hace que mi deseo resulte imposible. La organizan en un momento
estratégico, entre unos juegos y los siguientes, como si el Capitolio
pretendiese mantener el horror vivo y cercano. En los distritos no
sólo nos vemos obligados a recordar la mano de acero del poder del
Capitolio una vez al año, sino que, además, nos obligan a celebrarlo.
Este año yo soy una de las estrellas del espectáculo. Tendré que
viajar de distrito en distrito, ponerme delante de la multitud para
que me vitoree, aunque, en realidad, me odie; mirar a la cara a los
familiares de los chicos a los que he matado...
El sol sigue empeñándose en salir, así que hago un esfuerzo por
levantarme. Me duelen todas las articulaciones, y la pierna izquierda
lleva tanto tiempo dormida que necesito pasarme unos minutos caminando
para devolverla a la vida. He estado tres horas en el bosque, pero,
como no he intentado cazar, no llevaré nada de vuelta. A mi madre y a
mi hermana pequeña, Prim, ya no les importa. Pueden permitirse comprar
carne en la carnicería del pueblo, aunque a ninguna nos gusta más que
la carne de caza. Por otro lado, mi mejor amigo, Gale Hawthorne, y su
familia dependen de lo que saque hoy, y no puedo dejarlos tirados.
Empiezo la hora y media de paseo que necesitaré para comprobar todas
nuestras trampas. Cuando estábamos en el colegio teníamos tiempo por
la tarde para mirar las trampas, cazar, recolectar vegetales y llegar
a tiempo para comerciar con todo ello en el pueblo. Sin embargo, desde
que Gale empezó a trabajar en las minas de carbón, como yo no tengo
nada que hacer en todo el día, me encargo del trabajo.
Gale ya habrá llegado a la mina y terminado el vertiginoso paseo
en ascensor que lleva a las profundidades de la tierra, por lo que
5
estará dándole golpes a una veta de carbón. Sé cómo es estar allí
abajo. Todos los años, como parte de nuestra formación, mi clase de la
escuela tenía que hacer una visita a las minas. Cuando era pequeña me
resultaba desagradable: los túneles claustrofóbicos, el aire apestoso,
la agobiante oscuridad que lo dominaba todo. Pero después de que mi
padre y otros mineros muriesen en una explosión, apenas podía
obligarme a subir al ascensor. Aquella excursión anual me producía una
gran ansiedad, y en dos ocasiones me puse tan mala antes de ir que mi
madre me dejó quedarme en casa, creyendo que tenía la gripe.
Pienso en Gale, que en realidad sólo se siente vivo en el bosque,
con el aire fresco, la luz del sol y el agua limpia de los arroyos. No
sé cómo lo soporta. Bueno..., sí lo sé: lo soporta porque es la única
forma de alimentar a su madre y sus hermanos pequeños. Y aquí estoy
yo, con montones de dinero, más que suficiente para alimentar a mi
familia y a la suya, y él no quiere aceptar ni una moneda. Ya me ha
costado convencerlo para que me dejara llevarles carne, a pesar de que
él habría mantenido a mi hermana y Prim si yo hubiese muerto en los
juegos. Le digo que me hace un favor, que me volvería loca si me
pasara todo el día de brazos cruzados. Aun así, nunca me paso a
dejarles las presas cuando él está en casa, cosa que no resulta
difícil, ya que trabaja doce horas al día.
En realidad, ahora sólo lo veo los domingos, cuando nos reunimos
en el bosque para cazar juntos. Sigue siendo el mejor día de la
semana, aunque ya no es como antes, cuando nos lo contábamos todo. Los
juegos han acabado con eso. Sigo teniendo la esperanza de que, con el
tiempo, volvamos a sentirnos cómodos, pero parte de mí sabe que no
servirá de nada. No hay vuelta atrás.
Sacó un buen botín de las trampas: ocho conejos, dos ardillas y
un castor que se metió en un artilugio de alambre diseñado por Gale.
Es un mago de las trampas, es capaz de doblar los árboles jóvenes para
6
que suban alto la presa, lejos del alcance de los depredadores;
también sabe colocar troncos en equilibrio sobre disparadores de
palitos y trenzar cestas de las que ningún pez puede escapar. Conforme
avanzo y vuelvo a colocar cada trampa, sé que nunca podré imitar su
ojo para el equilibrio, su instinto para saber por dónde cruzará la
presa el sendero. Es más que experiencia, es un don natural, como mi
habilidad para disparar el arco en la penumbra y derribar a mi
objetivo de una sola flecha.
Cuando llego a la alambrada que rodea el Distrito 12, el sol está
bien arriba. Como siempre, presto atención durante un momento, pero no
me llega el zumbido delator de la corriente eléctrica por el metal.
Casi nunca lo electrifican, a pesar de que, en teoría, debería estarlo
siempre. Me arrastro por el hueco de la parte de abajo de la alambrada
y salgo a la Pradera, a un tiro de piedra de mi casa. De mi antigua
casa. Todavía es nuestra oficialmente, ya que es la vivienda asignada
a mi madre y mi hermana. Si me muriese ahora mismo, ellas tendrían que
regresar. Por ahora, eso sí, están felizmente instaladas en la casa
nueva de la Aldea de los Vencedores, y yo soy la única que utiliza el
diminuto lugar en el que me crié. Para mí es mi verdadero hogar.
Voy allí y me cambio de ropa. Me quito la vieja chaqueta de cuero
de mi padre y me pongo un abrigo de lana buena que siempre parece
apretarme demasiado en los hombros. Dejo la comodidad de mis
desgastadas botas de caza y me calzo unos caros zapatos hechos a
máquina que [7] mi madre considera más apropiados para alguien de mi
posición. Ya he guardado el arco y las flechas en el tronco hueco de
un árbol, en el bosque. Aunque el tiempo vuela, me permito pasar unos
cuantos minutos sentada en la cocina, que tiene aire de abandono con
la hornilla apagada y la mesa sin mantel. Echo mucho de menos mi
antigua vida. Apenas lográbamos sobrevivir, pero sabía dónde encajaba,
sabía cuál era mi lugar en los prietos hilos que formaban la tela de
7
nuestra vida. Ojalá pudiera volver a ella, porque, en retrospectiva,
me parece segura comparándola con la de ahora: tan rica y famosa, y, a
la vez, tan odiada por las autoridades del Capitolio.
Oigo un gemido que reclama mi atención en la puerta trasera. La
abro y descubro a Buttercup, el zarrapastroso gato de Prim. Le gusta
la nueva casa tan poco como a mí y siempre se va cuando mi hermana
está en clase. Nunca nos hemos llevado especialmente bien, pero ahora
compartimos este nuevo vínculo. Lo dejo entrar, le doy un trozo de
grasa de castor e incluso le rasco entre las orejas un ratito.
—Eres horroroso, lo sabes, ¿verdad?
Buttercup me da con el hocico en la mano para que siga
acariciándolo, pero tenemos que irnos.
—Vamos, gato.
Lo sujeto con una mano, agarro mi bolsa de caza con la otra y
salgo a la calle. El gato salta al suelo y desaparece debajo de un
arbusto.
Los zapatos me aprietan los dedos en mi camino sobre las cenizas
de la calle. Como me meto por callejones y patios traseros, llego a la
casa de Gale en pocos minutos, y su madre, Hazelle, me ve por la
ventana, ya que está inclinada sobre el fregadero de la cocina. Se
seca las manos en el delantal y se dirige a abrirme la puerta.
Me gusta Hazelle. La respeto. Su marido murió en la misma
explosión que mató a mi padre, y la dejó con tres hijos varones y un
bebé a punto de nacer. Menos de una semana después de dar a luz, salió
a la calle en busca de trabajo. Las minas no eran una opción viable,
ya que tenía que cuidar del bebé, pero consiguió que los comerciantes
del pueblo le diesen su ropa para lavar. Gale, el mayor de los hijos,
se convirtió a sus catorce años en el principal apoyo económico de la
familia. Ya había firmado para pedir teselas, que le suponían una
escasa cantidad de cereales y aceite a cambio de dejar que su nombre
8
entrase más veces en el sorteo de los tributos. Además, ya por aquel
entonces era un trampero experto. Sin embargo, eso no bastaba para
mantener a una familia de cinco, así que Hazelle tenía que pelarse los
dedos hasta los huesos en aquella tabla de lavar. En invierno las
manos se le ponían tan rojas y agrietadas que sangraban a la menor
provocación. Seguirían haciéndolo de no ser por el ungüento que le
preparaba mi madre. Con todo y con eso, Hazelle y Gale están decididos
a que los otros chicos (Rory, de doce años, Vick, de diez, y el bebé
Posy, de cuatro) nunca tengan que pedir teselas.
Hazelle sonríe al ver mi botín y agarra el castor por la cola,
sopesándolo:
—Esto servirá para un buen estofado.
A diferencia de Gale, a ella no le parece mal nuestro acuerdo de
caza.
—Y tiene buena piel —respondo. Me reconforta estar aquí con
Hazelle, hablando de las cualidades de las presas, como siempre hemos
hecho. Me sirve una taza de infusión, y yo la sujeto con ambas manos
para calentármelas—. ¿Sabes? Cuando vuelva de la gira estaba pensando
en llevarme a Rory conmigo de vez en cuando, después de la escuela,
para enseñarle a disparar.
[9] —Eso estaría bien. A Gale le gustaría hacerlo, pero sólo
tiene libres los domingos, y creo que le gusta guardarlos para ti.
No puedo evitar que el color me suba a las mejillas. Es una
estupidez, claro, porque nadie me conoce mejor que Hazelle y sabe el
vínculo que comparto con Gale. Estoy segura de que mucha gente supuso
que nos acabaríamos casando, aunque yo nunca pensé en ello. Sin
embargo, eso fue antes de los juegos, antes de que mi compañero
tributo, Peeta Mellark, anunciase que estaba loco por mí. El romance
se convirtió en una estrategia clave para nuestra supervivencia en la
arena. El problema es que para Peeta no era tan sólo una estrategia.
9
No estoy segura de lo que fue para mí, pero sé el dolor que le supuso
a Gale. Cuando pienso en que Peeta y yo tendremos que presentarnos de
nuevo como enamorados en la Gira de la Victoria, noto un nudo en el
pecho.
Me trago la infusión de golpe, aunque está demasiado caliente, y
me aparto de la mesa.
—Será mejor que me vaya y me ponga presentable para las cámaras.
—Disfruta de la comida —responde Hazelle, dándome un abrazo.
—Por supuesto.
Mi siguiente parada es en el Quemador, donde solía hacer casi
todos mis trueques. Hace años era un almacén de carbón, hasta que dejó
de usarse y se convirtió primero en un lugar de encuentro para el
comercio ilegal y después en un mercado negro en toda regla. Supongo
que al ser un sitio que atrae a los delincuentes, debe de ser mi
sitio. Cazar en el bosque que rodea el Distrito 12 viola al menos una
docena de leyes y se castiga con la muerte.
Las personas que frecuentan el Quemador nunca mencionan lo mucho
que les debo. Gale me dijo que Sae la Grasienta, la anciana que vende
sopa, inició una colecta para patrocinarnos a Peeta y a mí durante los
juegos. En teoría era una cosa del Quemador, pero mucha gente más se
enteró y quiso participar. Aunque no sé exactamente cuánto dinero fue
y soy consciente de que el precio de cualquier cosa en la arena era
exorbitante, lo cierto es que su contribución bien pudo salvarme la
vida.
Todavía me resulta extraño abrir la puerta principal con el saco
vacío, sin nada que intercambiar, y con el bolsillo lleno de monedas
pegado a la cadera. Intento cubrir el mayor número de puestos posible
y repartir mis compras de café, bollos, huevos, hilo y aceite por
todos ellos. En el último momento decido comprar tres botellas de
licor blanco de una mujer manca llamada Ripper, una víctima de
10
accidente minero que había tenido la astucia suficiente para encontrar
la forma de ganarse la vida.
El licor no es para mi familia, sino para Haymitch, que hizo de
mentor de Peeta y mío en los juegos. Es hosco, violento y está
borracho casi todo el tiempo, pero hizo bien su trabajo. Bueno, lo
hizo más que bien: por primera vez en la historia, dos tributos
consiguieron ganar. Así que, sea Haymitch como sea, se lo debo, y es
una deuda que he contraído para siempre. Le compro el licor blanco
porque hace unas semanas se quedó sin botellas y no había ninguna a la
venta, así que tuvo el síndrome de abstinencia, y se pasaba todo el
tiempo temblando y gritándoles improperios a seres que sólo él veía.
Asustó mucho a Prim y, la verdad, para mí tampoco fue muy divertido
verlo de aquella manera. Desde entonces me he dedicado a reunir mi
propia reserva de alcohol, por si vuelve a haber escasez.
Cray, el jefe de nuestros agentes de la paz, frunce el ceño al
verme con las botellas. Es un hombre mayor con unos cuantos mechones
de pelo plateado peinados de un lado sobre su cara rojo chillón.
—Eso es demasiado fuerte para ti, chica. —Él lo sabe bien porque,
después de Haymitch, Cray bebe más que ninguna otra persona que
conozco.
—Es que mi madre lo usa para sus medicinas —respondí, como sin
darle importancia.
—Bueno, la verdad es que eso lo mata todo —responde, dejando una
moneda en el mostrador para pagar una botella.
Cuando llego al puesto de Sae la Grasienta me siento al mostrador
y pido sopa, una especie de mezcla de calabaza y alubias. Un agente de
la paz llamado Darius se acerca y compra un cuenco mientras estoy
comiendo. Para ser un representante de la ley, está entre mis
favoritos, porque nunca abusa de su poder y tiene sentido del humor.
Aunque tendrá unos veinte años, no parece mucho mayor que yo; hay algo
11
en su sonrisa, en el pelo rojo que le sale disparado en todas
direcciones, que le da aspecto de crío.
—¿No tendrías que estar en un tren? —me pregunta.
—Vienen a por mí a mediodía.
—¿Y no deberías tener mejor pinta? —pregunta, en un susurro bien
alto. No puedo evitar sonreír ante sus pullas, a pesar de mi humor—.
Quizá un lazo en el pelo o algo. —Me agita la trenza y yo le aparto la
mano.
—No te preocupes, cuando terminen conmigo estaré irreconocible.
—Bien. A ver si demostramos un poco de orgullo de distrito para
variar, señorita Everdeen, ¿eh? —Mira a Sae la Grasienta y sacude la
cabeza con aire burlón, como si me regañase; después se aleja para
reunirse con sus amigos.
—¡Eh, devuélveme ese cuenco! —le grita Sae, pero, como lo hace
entre risas, no parece demasiado preocupada—. ¿Va Gale a despedirte? —
me pregunta.
—No, no estaba en la lista, pero lo vi el domingo.
—Creía que lo habrían puesto en la lista. Como es tu primo y
tal... —añade, irónica.
No es más que parte de la mentira que ha fabricado el Capitolio.
Cuando Peeta y yo nos quedamos entre los ocho finalistas de los
juegos, enviaron periodistas para preparar historias personales sobre
nosotros. Preguntaron por mis amigos y todos los dirigieron a Gale.
Sin embargo, no les convenía que Gale fuese mi mejor amigo, porque yo
estaba en pleno romance en la arena. Era demasiado guapo, demasiado
masculino, y no parecía nada dispuesto a sonreír y poner buena cara
ante las cámaras. No obstante, los dos tenemos ese aire de la Veta:
cabello liso oscuro, piel aceitunada, ojos grises. Así que a algún
genio se le ocurrió convertirlo en mi primo. Yo no me enteré hasta que
ya estábamos en casa, en el andén de la estación del tren, cuando mi
12
madre dijo: «¡Tus primos están deseando verte!». Entonces me volví, y
allí estaban Gale, Hazelle y todos los críos, esperándome, así que no
me quedó más remedio que seguirles la corriente.
A pesar de que Sae la Grasienta sabe que no somos parientes,
algunas de las personas que nos conocen desde hace años parecen
haberlo olvidado.
—Estoy deseando terminar con todo esto de una vez —susurro.
—Lo sé, aunque tienes que empezarlo para poder terminarlo. Será
mejor que no llegues tarde.
Mientras camino hacia la Aldea de los Vencedores empieza a nevar
un poco. Desde la plaza del centro del pueblo hasta la Aldea hay
apenas un kilómetro de distancia, pero es como entrar en otro mundo
completamente distinto. Se trata de una comunidad independiente
construida alrededor de un precioso parque salpicado de arbustos en
flor. Hay doce casas, y cada una de ellas es diez veces más grande que
el hogar en que me crié. Nueve siguen vacías, como siempre han estado.
Las tres en uso pertenecen a Haymitch, a Peeta y a mí.
Las casas habitadas por mi familia y Peeta desprenden un cálido
hálito de vida: ventanas iluminadas, humo en las chimeneas, ramilletes
de maíz de colores pegados a las puertas de entrada como decoración
para celebrar el próximo Festival de la Recolección. Sin embargo, la
casa de Haymitch, a pesar de los cuidados del encargado de la Aldea,
rebosa abandono y dejadez. Me detengo un instante en su puerta para
prepararme, porque sé que dentro estará todo asqueroso; después,
entro.
Arrugo la nariz de inmediato ante el olor. Haymitch se niega a
dejar que alguien vaya a limpiarle, y él no lo hace nada bien. Con el
paso de los años, la peste a licor, vómito, col hervida y carne
quemada, ropa sin lavar y excrementos de ratón se ha mezclado hasta formar un hedor que hace que me lagrimeen los ojos. Me abro paso a través de un montón de envoltorios vacíos, vasos rotos y huesos, y me dirijo al lugar en que sé que encontraré a Haymitch. Está sentado a la mesa de la cocina, con los brazos extendidos sobre la madera y la cara en un charco de licor, roncando como un poseso. Le doy un codazo en el hombro.
—¡Levanta! —grito, porque he aprendido que no existe ninguna forma sutil de despertarlo. Sus ronquidos cesan durante un momento, como si estuviese desconcertado, pero después siguen. Lo empujo con más fuerza—. ¡Levanta, Haymitch, es el día de la gira!
Abro la ventana y tomo grandes bocanadas de aire limpio delexterior. Después rebusco con los pies entre la basura del suelo, desentierro una cafetera de hojalata y la lleno en el fregadero. La hornilla no está [14] del todo apagada y consigo devolverle la vida a unos cuantos carbones encendidos. Echo café molido en la cafetera, lo suficiente para asegurarme de que el brebaje resultante sea bueno y fuerte, y la pongo a hervir en la hornilla. Haymitch sigue en otro mundo. Como lo demás no ha funcionado, lleno un barreño de agua helada, se lo vacío en la cabeza y me aparto de un salto. Un sonido animal gutural le sale de la garganta, y se levanta de un salto dándole una patada a la silla (que acaba tirada a tres metros de él) y blandiendo un cuchillo. Se me había olvidado que siempre duerme con uno en la mano. Tendría que habérselo quitado antes, pero tenía muchas cosas en la cabeza. Sin dejar de soltar blasfemias, acuchilla el aire unos segundos antes de darse cuenta de lo que está haciendo. Entonces se seca la cara con la manga de la camisa y se vuelve hacia el alféizar de la ventana, donde me había encaramado por si tenía que huir a toda prisa.
—¿Qué estás haciendo? —pregunta, rabioso.
—Me dijiste que te despertara una hora antes de que llegasen las cámaras.
—¿Qué?
—Fue idea tuya —insisto.
—¿Por qué estoy mojado? —pregunta, después de acordarse de lo que le digo.
—No podía despertarte. Mira, si querías una niñera, habérselo pedido a Peeta.
—¿Pedirme el qué? —Sólo con oír su voz se me forma un nudo de emociones desagradables en el estómago, como culpa, tristeza y miedo. Y nostalgia; debo admitir que también hay algo de eso, pero tiene demasiada competencia como para vencer. Peeta se acerca a la mesa; la luz del sol que entra por la ventana arranca destellos de la nieve caída sobre su pelo rubio. Parece fuerte y sano, muy distinto al chico enfermo y muerto de hambre que conocí en la arena, y ya casi no se le nota el cojeo. Deja una barra de pan recién hecho en la mesa y alarga una mano en dirección a Haymitch.
—Te pedí que me despertaras sin provocarme una neumonía —dijo Haymitch, dándole el cuchillo a Peeta. Se quita la sucia camisa dejando al aire una camiseta interior igual de manchada y se frota el cuerpo con la parte seca. Peeta sonríe y moja el cuchillo de Haymitch en el licor blanco derramado de una botella del suelo. Después limpia la hoja en el borde de su camiseta y corta el pan. Él nos mantiene a todos bien suplidos de bollería. Yo cazo, él hornea, Haymitch bebe. Cada uno tenemos nuestra forma de mantenernos ocupados, de quitarnos de la cabeza el tiempo que pasamos en los Juegos del Hambre. No me mira hasta que le da la tapa del pan a Haymitch.
—¿Quieres un trozo?
—No, he comido en el Quemador —respondo—, pero gracias. —No parece mi voz, es demasiado formal, igual que todas las otras veces que he hablado con Peeta desde que las cámaras terminaron de filmar nuestra feliz vuelta a casa y regresamos a nuestras vidas reales.
—De nada —responde, igual de serio.
Haymitch tira la camisa al suelo, entre la porquería.
—Brrr. Vosotros dos tenéis que darle un poco de calor al asunto antes de que empiece el espectáculo.
Tiene razón, por supuesto. La audiencia estará esperando al par de enamorados que ganaron los Juegos del Hambre, no a dos [16] personas que apenas pueden mirarse a los ojos. Sin embargo, me limito a decir:
—Date un baño, Haymitch.
Salgo por la ventana, caigo en el suelo y atravieso el jardín en dirección a mi casa. La nieve ha empezado a cuajar, así que dejo un rastro de huellas detrás de mí. En la puerta principal me detengo para sacudirme los zapatos antes de entrar. Mi madre lleva trabajando día y noche par que todo quede perfecto ante las cámaras; no es buen momento para manchar sus relucientes suelos. Nada más pisar la entrada, mi madre aparece y me toma del brazo, como si deseara detenerme.
—No te preocupes, me los quito aquí —le digo, dejando los zapatos en el felpudo.
Mi madre deja escapar una risa extraña y entrecortada, y me quita el saco lleno de suministros que llevo al hombro.
—No es más que nieve. ¿Cómo ha ido tu paseo?
—¿Paseo? —pregunto. Sabe que he estado media noche en el bosque.
Entonces veo al hombre que está detrás de ella, en la puerta de la cocina. Con solo echarle un vistazo a su traje a medida y los rasgos alterados quirúrgicamente sé que es del Capitolio. Algo va mal—. Más que pasear, he patinado. El suelo se está poniendo muy resbaladizo ahífuera.

—Ha venido alguien a verte —dice mi madre. Está demasiado pálida y noto la ansiedad que intenta ocultar.
—Creía que no venían hasta las doce —respondí, fingiendo no darme cuenta de su estado—. ¿Ha llegado antes Cinna para ayudar a prepararme?
—No, Katniss, es...
—Por aquí, señorita Everdeen, por favor —dice el hombre, señalando al otro lado del vestíbulo.
Es extraño que alguien te dirija en tu propia casa, pero sé que es mejor no comentar nada. Mientras avanzo, sonrío a mi madre por encima del hombro para tranquilizarla.
—Seguro que son más instrucciones para la gira. Me han estado enviando todo tipo de cosas sobre mi itinerario y el protocolo que debo seguir en cada distrito. Sin embargo, conforme me acerco a la puerta del estudio, una puerta que nunca he visto cerrada hasta ahora, noto que el cerebro se me pone en marcha. «¿Quién está aquí? ¿Qué quiere? ¿Por qué está mi madre tan pálida?»
—Entre —me ordena el hombre del Capitolio, que me ha seguido por el vestíbulo.
Giro el pomo de latón pulido y hago lo que me dice. A mi nariz llegan dos olores contradictorios: rosas y sangre. Un hombre bajito de pelo blanco que me resulta vagamente familiar está leyendo un libro. Entonces levanta un dedo, como diciendo: «Dame un momento». Cuando se vuelve para mirarme, me da un vuelco el corazón.
Estoy mirando a los ojos de serpiente del presidente Snow.

_________________
| DISTRICT 12 TRIBUTES |

Si hay alguna duda, no dudes y pregunta, RustyPrincess




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://juegosdelhambre.foroes.org
 
Primer Capitulo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» Cumpliendo un sueño
» Xelion Furia e Ira pre-primer capitulo
» El empuje de Pardo
» By ETYMOS: Devil Survivor 2, Opening y Ending

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Distrito 14 | Foro Los Juegos del Hambre :: La Veta :: En Llamas-
Cambiar a: